Nacionales

Delincuencia: el mal que encierra a los venezolanos en sus casas

Por:

venezuelaaldia

11

Publicado: 20 de julio, 2018 — 1:28 a.m. (hace 1 mes)

Foto por: venezuelaaldia



Mientras más se agudiza la crisis económica en Venezuela, también lo hace la delincuencia, que ha convertido el día en noche y los espacios recreativos como el Parque Nacional Waraira Repano (El Ávila) en zonas de alta peligrosidad.

Redacción Venezuela Al Día

Venezuela es el país con las mayores reservas petroleras del mundo, pero también con la peor administración de riquezas del planeta, en la actualidad. La economía se encuentra en recesión, debido a la falta de inversión en los sectores productivos (el FMI prevé que el país disminuirá su PIB al 15,0% en 2018), la corrupción y la impunidad (en los dos últimos aspectos Venezuela ocupa los peores lugares en el ranking mundial).

La critica situación llega a tal punto que para finales de 2017, cada venezolano debía 4.720 dólares por la deuda externa. Para marzo de este año, Venezuela acumulaba atrasos en el pago de su deuda externa por $2.209 millones; consecuencias no solo de la administración del actual presidente Nicolás Maduro, sino de su antecesor y promotor del comunismo/socialismo en América, Hugo Chávez, quien desaprovechó el ‘boom’ petrolero surgido en 2004.



FOTO: El Espectador

Ante este obscuro panorama, se ha desatado la delincuencia en todo el país. Sin embargo, es la capital Caracas la más afectada, que la ha llevado a ocupar el segundo lugar como la ciudad más peligrosa del mundo (111,19 homicidios por cada 100.000 habitantes), según el último ranking anual (2017) del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Caracas y su característico Parque Nacional Waraira Repano, mejor conocido como cerro El Ávila o simplemente El Ávila; uno de los relieves vegetativos más extraordinarios del planeta, el cual le da oxigeno no solo a la ciudad sino a otros estados de la Región Capital rodeados por esta montaña.



FOTO: Alejandro Ascanio

El Ávila, declarado Parque Nacional el 12 de diciembre de 1958, se convirtió para los caraqueños en el espacio ideal para olvidar el caos capitalino y respirar aire fresco y puro, algo que pocas ciudades del mundo pueden presumir. Además, es centro de actividades deportivas, principalmente las caminata; debido a que ofrece múltiples senderos a sus visitantes.

Pero, hoy, esa realidad ha sido truncada y El Ávila- ahora- es un punto rojo (peligroso) más en Caracas, ya que muchos han sido víctimas de la inseguridad en sus parajes campestres. Es decir, que la delincuencia arrebató a los citadinos uno de los pocos lugares al cual podían ir solo con un frasco de agua en la mano y con poco dinero; arrebató la rutina diaria de personas que- desde hace años- se ejercitaban caminando o trotando, ya sea hasta Sabas Nieves II, El Banquito o hasta zonas más altas como la Silla.



Vista al mar desde la zona de acampar en el sector Lagunazo, El Ávila

Solo en enero de 2018, 28 excursionistas fueron despojados de sus pertenencias (celulares, cámaras y dinero en efectivo, entre otros) al inicio de senderos por los cuales se sube a la montaña, cuyas alturas varían desde 120 hasta los 2.765 msnm, en el Pico Naiguatá.



Es la inseguridad uno de los factores por los cuales se explica la masiva migración de venezolanos a países vecinos como Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Chile y Argentina.

Un ejemplo claro de progreso es Suiza, nación rodeada por una enorme montaña, conocida como los Alpes suizos. Los Alpes ofrece como El Ávila, un inmenso espacio para el ocio y recreo, particularmente para la gente de ciudad. Pero a diferencia del Waraira Repano, los Alpes sí generan capital económico para su país, ya que un 60% de los recursos nacionales del sector turístico se genera con el turismo alpino.



Senderos Alpes suizos

¿Cómo explicarle a un suizo que ya no podrá disfrutar de su montaña por la inseguridad y violencia? Imposible, de allí entender un poco la realidad del ciudadano no solo caraqueño, sino de toda Venezuela, cuya libertad se limita a la disciplinada monotonía para evitar ser víctima de la delincuencia.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0