Tecnología

Las 6 razones por las que tus dientes están amarillos

Por:

tecnomania

10

Publicado: 20 de julio, 2018 — 13:33 p.m. (hace 1 mes)

Foto por: tecnomania



El Quijote describe la hermosura sobrehumana de su Dulcinea deteniéndose en “sus labios corales, perlas sus dientes”. Dicen que las sonrisas enamoran, pero esta afirmación universal no se puede extender a todas las bocas, puesto que no todas las dentaduras son válidas. Los dientes amarillos no forman parte del canon de belleza, son percibidos como un fallo estético que mucha gente trata de corregir.

Photoshop ha hecho mucho daño y es casi imposible conseguir unos dientes relucientes de revista, pero mejorar su aspecto es relativamente fácil. Hay que empezar por la higiene dental, cepillándolos tras cada comida, con especial esmero hacia la noche y utilizando el hilo dental una vez al día.

Se recomienda acudir al dentista una o dos veces al año y vigilar la dieta, tratando de evitar aquellos alimentos que manchan o dañan el esmalte, que es la capa más superficial del diente. Los especialistas determinarán cuándo es necesario hacer un blanqueo dental y cuándo es necesario tomar medidas más drásticas, como el uso de fundas para cubrir dientes descoloridos, torcidos o astillados.

Otros trucos como añadir leche al té o comer manzana pueden ayudar, pero para actuar adecuadamente lo principal es descubrir las 6 razones por las que tus dientes están amarillos.

Fumar

Fumar solo es sexy en las pantallas de cine. A parte de ser perjudicial para la salud, tiene una serie de efectos sobre la higiene personal. El alquitrán, la nicotina y otros químicos presentes en el humo son los responsables de manchar el esmalte dental y volverlo amarillo.  Además, el problema se puede agravar haciendo que las encías retrocedan, provocando gingivitis y periodontitis.

Según un estudio científico publicado en BMC , el porcentaje de niveles importantes de decoloración dental era de un 28% frente a un 15% en los no fumadores.

Higiene bucal insuficiente



Si observamos que se forma una capa amarillenta alrededor de los dientes, puede ser que se trate de placa o sarro. La primera se forma cuando no hay una buena higiene o no se limpia adecuadamente los dientes, mientras que el sarro consiste en placa solidificada y tan solo puede ser eliminada a través de un blanqueamiento dental.

Alimentos que manchan el esmalte



Aunque haya una buena higiene y no se consuma tabaco, hay una serie de alimentos y bebidas que causan manchas o se comen el esmalte de los dientes. Además de los archiconocidos café, té y vino tinto, hay que poner atención al consumo de curry, bayas, salsa de soja, vinagre balsámico, remolacha, las bayas, bebidas con gas, con alcohol, cítricos, alimentos azucarados y edulcorantes artificiales.

Los expertos recomiendan enjuagarse la boca con agu a después de consumir estos productos para minimizar el daño.

La salud



No tan solo nos manchan los alimentos, las medicinas también pueden afectar al color de los dientes. Antibióticos como la tetraciclina y la amoxicilina, medicamentos contra la alergia, para regular la presión arterial y la quimioterapia pueden tener efectos secundarios en esta línea. Además, las enfermedades relacionadas con el hígado, pueden llegar a decolorar el esmalte.

El envejecimiento



Con la edad y el desgaste, el cuerpo humano va envejeciendo y los dientes no son una excepción.  El esmalte cada vez se vuelve más delgado y aparece la capa siguiente, la dentina, que tiene un color amarillo. En muchos casos, los dientes empiezan a caer.

La predisposición genética



No tener los dientes blancos de revista, puede ser cosa de familia. “Hay un condicionante genético importante que define la coloración de nuestros dientes desde que nacemos” , declaró el doctor Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Colegios de Dentistas de España en un artículo de la BBC . 

Artículo original de Business Insider España. Autor: Blanca Ballester

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0